domingo, 18 de junio de 2017

Qué pena para el pueblo de Estados Unidos!

Cuando mi padre se levantó ya casi todo estaba listo, como mi madre dice que le dio un tiro al trabajo del hogar -yo sé que su enfermedad cardiaca, junto a otros golpes duros de vida, la ha limitado en ese sentido- ahora mi papá está atento a los detalles de la cocina, lo cual me da mucho gusto, porque no solo es apoyo, sino colaboración consciente e incondicional.
Es Día de los padres miro con la voz del corazón los ojos de mi papá, Orlando Blanco, quien nació en Bayamo, capital de la provincia cubana de Granma, trabajó en la construcción durante muchísimos años y no le hace daño ni a una mosca; eso sí, se las ingenia diariamente para remendar la economía de la casa, una preocupación lógica y natural por  la familia. 
!Qué vergüenza! Me refiero a las preocupaciones de mi padre desde Calle Siete, reflexiono sobre el mal papel  o show mediático de otro papá, por cierto no es cubano sino estadounidense: Donald Trump, quien no ha sentido ni pizca de remordimiento al hacer declaraciones de una política hostil de quitaypon a los hijos de esta tierra nada nueva, más bien retrógrada, irreflexiva, inepta, además de otros adjetivos que usted desee agregar. 
Eso sí, que nadie se llame a engaño. El pueblo  ya ha demostrado que sabe defendersey la Declaración del Gobierno de Cuba expresa categóricamente nuestra firmeza de principios.
Por otra parte, mi papá ya mal vivió un pasado capitalista, yo no quiero un futuro así para mi hijo y mis nietos. Entanto, juro defender esta tierra  hasta con las uñas mientras  tenga un hálito de vida.
Siento mucha pena por el pueblo de Estados Unidos!! 

sábado, 17 de junio de 2017

Gas licuado liberado en Bayamo



Sé que es el momento de decirlo. Ya habían caído las primeras gotas de lluvia de  hoy sobre la ciudad, cuando  compré mi primer cilindro de 10 kilogramos de gas licuado liberado, en la Plaza Luis Ramírez López,  de Bayamo, municipio capital de la suroriental provincia de Granma. 
No era el punto habitual donde compraba mi cuota normada; pero sí es uno nuevo creado por la Unión Cuba-Petróleo y que mis vecinos agradecen inmensamente  porque lo ha acercado  no solo al barrio, sino a Calle Siete. Me consta y sé que la mencionada opción adicional, comenzada en este territorio el pasado día 5, a precio no subsidiado -110 pesos moneda nacional- es otra fuente de cocción de alimentos que contribuye al ahorro del consumo de energía eléctrica en el hogar. 
Diosvanis Santillán Aguilar, director general de la Empresa Comercializadora de Combustibles, en la provincia,  aseguró en el periódico La Demajagua, que la medida responde a la implementación del Lineamiento 247 de la política económica y social, aprobado en el VII Congreso del Partido: Avanzar en la venta liberada de gas licuado de petróleo y de otras tecnologías en Cuba. 
Bayamo inició la modalidad en la comercialización del producto con seis puntos de venta e igual número  de oficinas de contratación. 
De todos modos estoy más tranquila, empero todavía me duele cuando miro muchos años atrás y siento el desosiego de mi madre mientras sus manos inquietas y hábiles apuraban los movimientos con los que daba mantenimiento al fogón Pike con el que cocinaba.



viernes, 9 de junio de 2017

Hallazgo histórico en Bayamo

Hasta Calle Siete llegó la noticia. El Historiador de Bayamo, Máster en Ciencias Ludín Fonseca García, acaba de develar en un artículo Hallazgo oportuno, publicado el reciente día 3,en el periódico provincial La Demajagua, en Granma, la verdadera fecha de nacimiento de Pedro Felipe Figueredo Cisneros (Perucho), abogado y militar independentista, autor de la letra y la música de La Bayamesa.
Fonseca García confirmó,  en el acta de nacimiento encontrada en archivos de la Universidad de La Habana, institución en la que estudiaba el patricio bayamés para obtener el título de Bachiller en Derecho Civil, que el autor de la marcha guerrera  devenida en Himno nacional de Cuba nació el 18 de febrero de 1818 y no como señalaba la historiografía: 29 de julio de 1819.
También explica Ludín que en un Expediente  de limpieza de sangre y buena moralidad, un cuaderno de 26 folios que contiene la Partida de bautismo, firmada por el Presbítero Sacristán Mayor de la Parroquial de la villa de Bayamo, don Miguel Antonio García Ybarra, se consigna que Perucho fue bautizado el jueves 12 de marzo de 1818, 22 días después del alumbramiento.
Empero, aseguró Fonseca, el año 1818 no fue bisiesto, por lo cual, febrero solo tuvo 28 días; por tanto,  Pedro Felipe Figueredo Cisneros nació el miércoles 18 de 1818.
¿Cámbiarán los libros de Historia de Cuba?




.



jueves, 1 de junio de 2017

La infancia en Cuba

Lo maravilloso de la infancia es que no hay pasado ni futuro, solo  -inconscientemente- cohabita el roce del presente, que no necesitamos comprender, con inocencia e ilusiones.
De esta etapa mágica de la vida siempre recuerdo a mi madre pidiéndome que soltara un poco  los libros, estos me proporcionaban no solo seguridad, compañía y conocimiento, sino que viajaba a lugares remotos sin importar el tiempo, donde me reencontraba con  personajes desconocidos y hermosos escenarios.
Me gustaba sufrir el miedo del viento huracanado de Cumbre borrascosas, vivir las aventuras de  Tom Sawyer o reír a carcajadas, cuando todos dormían, con las maldades y descripciones del escritor bayamés Orestes Adán... y hasta ver la televisión en la casa de Margot, la vecina de al lado, o las aventuras de Robin Hood o El zorro en el televisor comunitario ubicado en Calle 5.
Comparaciones aparte, ahora, por ejemplo, Lianet, quien aún no ha cumplido sus dos años de vida, juega a llamar a su papi  por el celular o pide la laptop de Lisandra para cantar al compás de los videos de música infantil. 
Muchos niños en Cuba sueñan con ser marineros, o mosqueteros o tejen su propio futuro no solo mediante el juego, sino, también, incorporados a los círculos de interés vocacionales.
Sin dudas es una etapa en la que sin darnos cuenta comenzamos a forjar los más fuertes lazos en las relaciones sociales, a expresarnos y a percibir lo que nos rodea.
¿Qué persona mayor no quisiera volver a ser niño otra vez? Yo llevo mi infancia conmigo, eso lo sabe  Calle Siete.